Desde Cerro de Pasco: LAMENTAMOS LA NO APROBACIÓN DE LA INICIATIVA LEGISLATIVA DE RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL EN SUIZA

Desde Cerro de Pasco: LAMENTAMOS LA NO APROBACIÓN DE LA INICIATIVA LEGISLATIVA DE RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL EN SUIZA

Es conocido a nivel nacional e internacional, el inicio de la minería a gran escala en Cerro de Pasco (119 años desde la llegada de la Compañía Norteamericana Cerro de Pasco Investment Company), cuyos impactos negativos al ambiente, tanto en el suelo, agua, aire, de la ciudad y poblaciones contiguas, se han hecho también manifiesto en la salud de los pobladores principalmente en niños y niñas, quienes poseen en sus organismos metales pesados como el plomo, cadmio, arsénico, mercurio, entre otros metales y sustancias peligrosas, que sobrepasan los parámetros de la OMS en muestras de sangre y los Estándares de Referencia Internacionales-ERI en muestras de cabellos.

El Ministerio de Salud (MINSA), en el documento técnico “Lineamientos de política sectorial para la atención integral de la salud de las personas expuestas a metales pesados, mataloides y otras sustancias químicas”, reporta que el departamento de Pasco, de 17 departamentos evaluados a nivel nacional, el 2017 alcanzaba el 41.3% de número de casos expuestos, identificándose un incremento al 66.4% el 2018, teniendo la tasa de exposición más alta por cada 1000 habitantes, en ello son los menores de 12 años los más afectados (82.6%). Esta situación continúa siendo una de nuestras grandes preocupaciones que nos conlleva a seguir exigiendo el abordaje real e integral a esta problemática, ante los diferentes sectores y niveles de gobierno (nacional, regional y local), debiendo ser atendido esta problemática incluso por las propias empresas mineras.

El Centro Labor a lo largo de los años, desde el 2002, ha desarrollado y acompañado diversos estudios (con instituciones nacionales e internacionales), sobre el ambiente y la salud de los pobladores de áreas de influencia directa e indirecta de proyectos mineros, cuyos resultados se han socializado y compartido con las instituciones del Estado, la sociedad civil y pobladores interesados. Por ello, sabemos que todos los estudios realizados (en muestras de sangre, orina y cabellos) en Cerro de Pasco, han demostrado la severa afectación a la salud de los pobladores, cuyas consecuencias se han expuesto a nivel nacional e internacional desde el 2015 por diferentes medios de comunicación, incluso a través de las medidas de exigencia (marcha de sacrificio, encadenamientos en Lima), desarrolladas por las autoridades, representantes de la sociedad civil y pobladores afectados del distrito de Simón Bolívar y la ciudad de Cerro de Pasco (Perú), las mismas que hemos acompañado y respaldado con los estudios desarrollados conjuntamente con Source Internatinal de Italia, desde el 2009 al  2019.

En este contexto, por estos meses, diversas instituciones y organizaciones de Suiza, han trabajado e impulsado una iniciativa legislativa “Más Justicia Ambiental y Responsabilidad Empresarial”, que proponía incluir un artículo en su Constitución que obligue a las empresas (principalmente a la gran empresa), a comprometerse más en el respeto de los derechos humanos y la protección del medioambiente. La iniciativa pedía también que las empresas suizas respeten en el extranjero, los derechos humanos reconocidos internacionalmente y las normas medioambientales internacionales; obligación que también aplicaba a las empresas que controlan, como el caso de Glencore (a la minera Volcan SAA, otros en Perú), quienes deberían demostrar prácticas razonables para prevenir eventuales daños en materia medioambiental o de derechos humanos.

Lamentablemente, esta campaña no prosperó al no haberse alcanzado la aprobación en la consulta ciudadana realizado el domingo 29 de noviembre; pese a que hubo buen respaldo de la mayoría de ciudadanos, no se logró la mayoría necesaria a nivel regional (por cantones); según el reporte final de la votación, el 50.7% de ciudadanos votaron a favor de esta iniciativa; sin embargo, en 17 de 26 cantones ganó el No.

También ha trascendido que el gobierno suizo y la mayoría del Parlamento, recomendaron a los votantes el rechazo de la iniciativa favoreciendo un contraproyecto indirecto que ha elaborado el Legislativo, que flexibiliza estos casos en otros países como Perú, tal es el caso de la grave problemática de Cerro de Pasco y el de Espinar en Cusco. No se hizo esperar la respuesta millonaria desde el sector empresarial como Glencore a través de los medios de comunicación en Suiza, quienes se han victimizado y han buscado en todo momento neutralizar la campaña; finalmente son los que sí han ganado con este rechazo.

Desde la página Goldinvest.de de Europa para inversionistas en minería, difunden sus opiniones sobre Glencore en Cerro de Pasco, inicialmente reconociendo la problemática, dicen “El nombre Cerro de Pasco se ha convertido en un símbolo negativo mundial para la industria de las materias primas. La mina en el Perú, que es notoria por sus daños a las personas y al medio ambiente y es propiedad del Grupo Glencore…”, indican asimismo: “Que no tienen responsabilidad porque recién están hace 3 años”, pero no dicen nada de las responsabilidades de Volcan SAA. que tiene 20 años en Pasco. Se olvidan asimismo de los principios de contaminador-pagador; y quien compra un activo también se hace responsable de los pasivos ambientales existentes. Y presentan la venta planificada a Cerro de Pasco Resources como un negocio “verde” de saneamiento, lo cual es difícil de creer.

En definitiva, esperamos que pronto se pueda aprobar una asamblea constituyente que garantice la reforma de la constitución en el Perú, que promueva e impulse el verdadero desarrollo sostenible anhelado por los pueblos a nivel nacional, donde entre muchas observaciones, debe sobreponerse al debilitamiento del sistema de regulación para diversas actividades empresariales, principalmente del sector extractivo minero, quienes deben cumplir cabalmente las normativas y sus responsabilidades sociales y ambientales, previniendo eventuales daños al ambiente y de derechos humanos, como es el caso de miles de niños y niñas afectados en su salud por metales pesados en Pasco y a nivel nacional, y no depender de normativas que deben ser aprobadas y reguladas desde países como Suiza.

Cerro de Pasco, 02 de diciembre del 2020.

Centro Labor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *